Este es el juramento que hacen los miembros de la Academia Pontificia de la Vida al ser admitidos en ella. Lo redactó Jérôme Lejeune al crearse la academia para la que Juan Pablo II le nombró primer presidente, en 1994, unas semanas antes de su muerte.

 

Serment des Serviteurs de la Vie